En aquel recordado e inolvidable partido para los caldenses y gran parte del país, el ‘Blanco Blanco’ empataría 0-0 frente a los portugueses en los 90 minutos, obligando a jugar 30 minutos más (tiempo extra), donde predominó el empate a cero, forzando así los cobros desde el punto penal. Finalmente, el Porto se consagraría Campeón del certamen al vencer (8)-(7) al Once Caldas en esa instancia definitiva. Jonathan Fabbro y Edwin García fallaron cuando ya sólo faltaba el último empujón para llevarse el título. 

El penal más importante lo tiró al palo el argentino, el ‘Blanco’ estuvo a un sólo penal de ganar el Mundial de Clubes, pero infortunadamente el paraguayo, Jonathan Fabbro dilapidó su ejecución estrellando el balón en el vertical derecho. Fue una mañana feliz, pero a la vez gris para los manizaleños, pues sabíamos que iba a ser difícil volver a tener una oportunidad como esa de ser el mejor equipo del mundo.

En ninguna otra disputa Intercontinental de clubes (antigua edición)se lograron tantos goles en los tiros desde los doce pasos. Cabe resaltar que se cobraron en total 18 penales (15 anotados y 3 errados). Trabajo estadístico de Sebastián Medina Miranda 
Twitter: @SebasDatos11

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here